Rubia Gallega para los mejores gastrónomos.

Mucho más que una simple carne

Los amantes de la buena gastronomía, seguro que no renuncian a disfrutar de las mejores carnes en sus mesas. Los mejores platos se elaboran con excelentes materias primas de la mejor calidad, y optar por la carne gallega para asados y guisos garantiza la posibilidad de disfrutar de las mejores recetas. Una de las carnes de Galicia que seducirá cualquier paladar, nada más probarla por primera vez es la Rubia Gallega.

La historia de la rubia gallega

La rubia gallega es una variedad de ternera que se caracteriza por su cuerpo de dimensiones medias, pero robusto y bien desarrollado. De hecho, pesa entre 450 y 500 kilogramos. Una de las características de esta raza de vaca son las mucosas, siempre de color sonrosado. La historia de la rubia gallega se remonta al siglo XIX, cuando inicialmente Inglaterra y Galicia empezaron a comerciar con ganado. En 1892, este comercio se suspendió y hubo la necesidad de mejorar la producción de terneros para mejorar la raza gallega y no fue hasta 1933 que se reconoció el estándar de la raza rubia gallega.

Características de la rubia gallega

La rubia gallega se caracteriza por ser muy rústica y por tener una gran capacidad de adaptación a los medios adversos en que pueda tener que desarrollarse. Además, es una vaca  mansa, que se puede manejar muy fácilmente.
La vaca rubia gallega se cría con lactancia natural, y se desteta entre los 7 y 8 meses de edad. Su rendimiento en canal está en torno al 60%.

Marca rubia gallega

La denominación de origen rubia gallega es un plus de garantía dentro de la industria cárnica. La calidad, el sabor y la textura de esta carne fresca la convierten en una de las materias primas más deseadas por parte de los grandes cocineros internacionales a la hora de realizar sus platos.

Responder

*

captcha *